martes, 27 de abril de 2010

disquisicion

pestíferos vapores
se elevan
dinámicos
allende las chimeneas
industriales
y de hospitales
abandonados
surgen miasmas
que difuminan
el viejo
down town

se entremezclan
con el smog
y se condensan
para luego caer
como gruesas
gotas
color
alquitrán

sobre las estatuas
las gárgolas
y las cornisas
la ciudad se destiñe
en medio de la ácida lluvia gris

la gente abre
sus paraguas de plomo
y se cubre con plásticas
gabardinas verde militar
uniformados se dirigen
hacia el subte y las paradas
de autobús
rumbo a ninguna parte

yo los miro desde mi ventana
blindada en medio del bunker
en el que ejerzo mi oficio
por aquello de la productividad
de la utilidad del individuo
en medio de una sociedad
enmarcada en el progreso

pero más allá
de las nubes color hollín
puede entreverse
algo más
que tambien flota
que se disuelve
y se entremezcla

vaporosos demonios
divagan sobre las testas
de los desprevenidos
transeúntes que huyen
de las corrosivas gotas

son los espíritus
de la postmodernidad
que arrasan las conciencias
en silencio
y como por arte de magia
la indiferencia es su arma
el sigilo su estrategia
su objetivo la inconciencia
atacar el corazón
y el espíritu
desligarnos del Ser
y convertirnos en esclavos
del consumo
masas ansiosas
sedientas de dinero
y de poder

luego
cuando el torrente
se convirtió en llovizna
desperté

un par de tórtolas
se posaban alegres
sobre la cornisa

sonreí con la mirada
puesta en lontananza
alcé mi taza de café obscuro
la vacié de un bocado
me coloqué mi gabardina
y salí a las calles del gran DC

6 comentarios:

Patrix dijo...

gracias amigo leo, por estas buenas letras.

Las comparto realmente.

un abrazo.

Nicolas Nautfal dijo...

Los habitantes de la gran ciudad son, al momento de regresar de trabajar como las moscas en el parabrisas arrolladas por la velocidad que no comprenden, por la locura ciega de la noche industrializada y la codicia alivianada por las cálidas perspectivas del regreso.

Entre este ciclón se levanta mi amigo como Carlitos B el francés mientras fuma su opio casi volando en su análisis de la barbarie moderna.

Excelente poema urbano

Ratushka dijo...

"son los espíritus
de la postmodernidad
que arrasan las conciencias
en silencio": Genial :)
Más abajo leí algo de tórtolas y recordé algo muy desagradable que tuve que ver ayer....iba paseando con mi perro y en un pradito había una tórtola (viva) y como a 20 cms su alita (arrancada de raíz)...quién sabe qué le pasó..pero fue una visión horrenda ..no sé ni pa qué te conté pero bueh....saludos

Nicolas Nautfal dijo...

Pero es de imágenes como la que te horrorizó que se teje el clima lírico, lo que ves y lo que sentis, la mente es un gran filtro que entiende la metáfora que es el mundo. Cada cosa que sucede por mas que nos abrume, si la contemplamos el inconciente echa mano de la acción curativa y lo dantesco tiene un fuerte acervo terapéutico.

Para el poeta si sangra un ser vivo, eso es metáfora, triste pero al fin metáfora que actua en el plano creativo.

Cuetzpallin dijo...

Que buenas letras, como que me identifiqué o qué se yo, algo parecido. Vengo llegando a mi pueblo que està dejando de serlo para convertirse en otra ciudad caótica, pero como aún no se convierte, me siento de maravilla, a pesar de que es media noche y me sentía morir entre el tráfico, el smog y el ruido citadino, donde era un punto más entre fierros y opacos tonos de grises. Me siento como si todo hubiese sido un mal sueño, aunque quizá el sueño sea este y en unos cuantos días despierte para continuar mi vida dentro del DF.

Leo Le Gris dijo...

la vida es un sueño del que nos negamos contstantemente a despertar... me recuerda una frase de Edgarsito Poe: "Para aquel que sueña solo de noche están vedadas tantas cosas que para aquel que sueña de día"...

el arte de ensoñar como lo dice Castaneda está en "ver" con todo el cuerpo de mirar mas alla de lo que nuestros ojos nos permiten explorar en esa metafora que es el mundo como lo dice mi amigo Nico... son las ensoñaciones las que nos indican el verdadero tono y frecuencia vibratoria de los seres y del mundo!

abrazos para Cuetzpallin, para Ratushka, tu experiencia traumática con la tórtolita sirve para sensibilizarnos aun más, para darnos cuenta de como se van de culo los inconsientes que solo piensan en pro de ellos mismos...

gracias por comentar, gracias por leer, gracias por compartir conmigo un pedacito de sus existencias!

Leo

La Consigna

La Consigna

"las grandes verdades se dicen en los vestíbulos" E. M. C.

Desquisiada Poesía del Mundo

  • Capital del Dolor - Paul Eluard
  • Una Nube en pantalones y otros poemas - V. Maiakovski
  • 100 Poemas - Li Po
  • El hombre aproximativo - Triztán Tzara
  • El Spleen de París - Charles Baudelaire
  • Presencia Terrible (Take III) - Juan E.Domínguez, A. Teófilo Hernández, Martin Pinot Picabia
  • Soy Vertical - Pero preferiría ser Horizontal - Sylvia Plath
  • Los Ditirambos de Dionisio - Frederic Nietzsche
  • Pomes All Sizes - Jack Kerouac
  • La Caida de América - Allen Ginsberg
  • El Hundimiento del Titanic y otros poemas - Hans Magnus Erzemberguer
  • De Dónde son las Palabras - Luisa Futoranski
  • Palabras para Julia y otros Poemas - J. A. Goytisolo
  • VARIACIONES ALREDOR DE NADA - LEÓN DE GREIFF
  • NOVA ET VETERA - LEÓN DE GREIFF
  • An American Prayer - James Douglas Morrison
  • Song To Myself - Walt Whitman
  • Las Hojas de Hypnos - René Char
  • Las Uvas de la Ira - René Char
  • La Balada de la Cárcel de Reading - Oscar Wilde
  • Howl - Allen Ginsberg
  • El Barco Ebrio - Arthur Rimbaud
  • El Cementerio Marino - Paul Válery
  • El Pesa-Nervios - Antonin Artaud
  • El Testamento - Francois Villón
  • Ex Manifesto Rex - J. S. Solís C. y Luis F. Ruiz
  • La Extracción de la Piedra de la Locura - Alejandra Pizarnik
  • Las Flores del Mal - Carolus Baldelarius
  • Las Iluminaciones - Arthur Rimbaud
  • Las Úlceras de Adán - Héctor Rojas Herazo
  • Los Poetas Malditos - Paul Verlaine
  • Peleando a la Contra - Henry Chinaski
  • Poesias - Isidore Ducasse - Conde de Lautreamont
  • Poesía Impura - Iván Tubau
  • Una temporada en el Infierno - Arthur Rimbaud