viernes, 23 de enero de 2009

Melómano

.




La música como sucedáneo instantáneo de la realidad cuando no un catalizador de recuerdos non siempre gratos. Los grandes amores como las grandes ausencias traen consigo su propia música. Su propia melodía. Espíritus sensibles de sentidos expandidos cada componente nos estremece.
La letra los acordes el ritmo desatan los recuerdos de experiencias vivídas en una bella época tal vez mejor. Encerradas en el pasado reviven gracias a la música.

Incluso entre los sonidos pop de la radio basura que a veces escuchas crees reconocer algo que se ha guardado en el fondo de tu alma. Un abrazo una velada el primer beso el último adiós. De nada sirve ser ecléctico (aún con los auriculares se entromete) si vas en medio de un bus y en la radio suena ese "hit" que te irrita las neuronas y las vísceras. Te dices a tí mismo otra vez no por favor! pero de nada vale e indefectiblemente te martillea los oídos.

¿Cómo lograr que el pueblo comprenda la diferencia entre la verdadera buena música (y se sabe bien que es mucha) y el sonsonete mediático y vacío con que atacan a diario bombardeando tus tímpanos? ¿Será ser demasiado exigente? Y no cuesta nada. Es sólo un pequeño esfuerzo nada más.

Abrir el espíritu a nuevas sinestesias más allá de lo popular pero partiendo de lo popular. Eh ahí la paradoja. Educar el oído es como educar el estómago. Es distinguir claramente cuando algo sabe bien (aunque sea exótico) y cuando definitivamente puedes afirmar esto realmente apesta!


.

3 comentarios:

Fao dijo...

Siempre esta esa música que te mata mientras caminas y hace que te quieras lanzar al más profundo de los abismos... Todos tenemos una banda sonora y no siempre es la mas refinada...

LeRouge dijo...

Me encanta la música, creo que sin ella la existencia no tendría sentido, estaríamos vivos pero en un mundo soso y descolorido... pero me niego a vender mi buen gusto a ritmos como el regueton, a grupúsculos como RBD (y todos sus equivalentes) y demás ritmos que como dice Leo: esto realmente apesta!!!
También me hecho esa pregunta: ¿Seré demasiado exigente? y no se la respuesta, solo se que mis compañeros de trabajo creen que soy un caso perdido porque no escucho Wisin y Yandel.

Leo Le Gris dijo...

Ahh que sería de nuestra vida sin una excelente banda sonora??? y claro FAO; toda OST tiene su descache, a mi me persigue pipe peláez, puedes creerlo???

Le Rouge, La vida sin mpusica sería un error, decia Federico, yo le doy la razón aCsolutamente!

=)

La Consigna

La Consigna

"las grandes verdades se dicen en los vestíbulos" E. M. C.

Desquisiada Poesía del Mundo

  • Capital del Dolor - Paul Eluard
  • Una Nube en pantalones y otros poemas - V. Maiakovski
  • 100 Poemas - Li Po
  • El hombre aproximativo - Triztán Tzara
  • El Spleen de París - Charles Baudelaire
  • Presencia Terrible (Take III) - Juan E.Domínguez, A. Teófilo Hernández, Martin Pinot Picabia
  • Soy Vertical - Pero preferiría ser Horizontal - Sylvia Plath
  • Los Ditirambos de Dionisio - Frederic Nietzsche
  • Pomes All Sizes - Jack Kerouac
  • La Caida de América - Allen Ginsberg
  • El Hundimiento del Titanic y otros poemas - Hans Magnus Erzemberguer
  • De Dónde son las Palabras - Luisa Futoranski
  • Palabras para Julia y otros Poemas - J. A. Goytisolo
  • VARIACIONES ALREDOR DE NADA - LEÓN DE GREIFF
  • NOVA ET VETERA - LEÓN DE GREIFF
  • An American Prayer - James Douglas Morrison
  • Song To Myself - Walt Whitman
  • Las Hojas de Hypnos - René Char
  • Las Uvas de la Ira - René Char
  • La Balada de la Cárcel de Reading - Oscar Wilde
  • Howl - Allen Ginsberg
  • El Barco Ebrio - Arthur Rimbaud
  • El Cementerio Marino - Paul Válery
  • El Pesa-Nervios - Antonin Artaud
  • El Testamento - Francois Villón
  • Ex Manifesto Rex - J. S. Solís C. y Luis F. Ruiz
  • La Extracción de la Piedra de la Locura - Alejandra Pizarnik
  • Las Flores del Mal - Carolus Baldelarius
  • Las Iluminaciones - Arthur Rimbaud
  • Las Úlceras de Adán - Héctor Rojas Herazo
  • Los Poetas Malditos - Paul Verlaine
  • Peleando a la Contra - Henry Chinaski
  • Poesias - Isidore Ducasse - Conde de Lautreamont
  • Poesía Impura - Iván Tubau
  • Una temporada en el Infierno - Arthur Rimbaud