domingo, 8 de julio de 2007

Recuerdos de una Mania o el Eclectisismo Musical

Es curioso...
Siempre me he preguntado en qué se basan los críticos para clasificar la música y las bandas dentro de determinado género, más aún en estos tiempos en los que la gran sinfonía es mucho más vasta que en décadas pasadas, cuando el "rock and roll", "el blues" y algunos estilos más estaban bien diferenciados. Recuerdo que en los ya lejanos noventas, hablábamos con mis amigos del sonido "Seattle", el llamado "Grunge", y por supuesto escuchábamos deleitados los trabajos de "Nirvana", "Soundgarden", "AIC", "Pearl Jam" y otros tantos. Recuerdo además que comenzaba a indagar en el metal, y fue ahí cuando encontré todo un abanico de géneros y subgéneros mucho más amplio. Así que preferí detenerme en el "trash", el "heavy" y la "new wave of HM" británico, creo que así se encasillaba a grupos como "Metallica", "Megadeth", "Slayer" y otros muchos, en sus inicios.

Recuerdo mi niñez marcada por el Folklore Latinoamericano, allá en la Nacho de Bogotá, mientras mis primos y yo jugábamos, mi mamá y mis tíos ensayaban canciones de "Inti Illimani", "Quilapayún" con su grupo llamado "Somos Hermanos" y se presentaban en la plaza Che. Así que también probé los sonidos de la quena, el charango y la flauta de pan, y aún sigo deleitándome con ellos.

Recuerdo también mi primer cd de los "Rolling Stones" y mi primera cinta grabada de "Led Zeppelin". La primera vez que vi "The Doors" de Oliver Stone a la edad de 13 años. Mi primer y único afiche original del "Piece of Mind" de "Iron Maiden", que mi mamá rompió en pedazos cuando mi puntaje en las pruebas del ICFES no le convenció y le hechó la culpa a toda esa "música diabólica" que me estaba llenando la cabeza y el espíritu de cucarachas, (jajaja, bellos tiempos aquellos).

Recuerdo además como el metal comenzó a aburrirme y cuando mi cabeza estalló con los sonidos de la "vieja guardia" N. A. y Británica y yo deseaba haber nacido en los 50's para haber vivido mi adolescencia (noventera) en los grandiosos sesentas. Fue ahí cuando comenzó mi manía, mi monomanía, mi melomanía, claro, antes los recursos eran más escasos y muchas veces me quedaba sin el "algo" matutino, para poder viajar hasta la capital de mi depto. a comprar los cd's que no conseguía en las pocas tiendas de mi pueblo.

Hasta ahí la cosa estaba, digamos que "clara" para mí, siempre ha habido un bache entre los finales de los ochentas y comienzos de los noventas, es decir cuando apenas salía de la obnubilada infancia y asomaba mi cabeza por vez primera por encima del muro. En la temprana juventud, mis perspectivas se abrieron hacia atrás en el tiempo, y hacia adelante, con lo que sonaba en el momento y con lo poco que se podía acceder en tiempos en los que el Internet y los celulares, estaban en pañales en este país. Pero mi apertura de oídos y de corazón se expandió muchísimo más, sin duda alguna la "Cannabis" me ayudó bastante, conocí a "Bob Marley" y sus" Wailers", a "Bob Dylan" y su "Highway 61", a la Psicodelia setentera ("Deep Purple", para nombrar solamente a uno), el rock progresivo ("Jethro Tull", "Caravan"), aborrecí con todo mi corazón la música "disco" y toda la electrónica de género "house", como "Dr. Alban" y los "Ace of Base". En cambio me empezó a gustar "Depeche Mode" y "Alphaville". Me deleité con el álbum doble de "W94" y con grupos como "RHCP", "Porno for Pyros", "Primus" y "Violent Femmes".

Pero para mí no sería suficiente...

Luego llegó la época de la U. y claro, las influencias aparecían por todos lados. Mi primer "dealer" musical fue Ricardo "el Mono", ahora amiguísimo del alma. Con él conocí el Jazz y a sus grandes maestros, "Ella", "Louis", "Miles", "Coltrane", "Monk", "Mingus" me mostró algo de Rap también, género en el que no he incursionado mucho todavía. A él le debo media colección y cada vez que nos encontramos nos ponemos al tanto de las últimas adquisiciones y disquisiciones...

Agradezco aquí, públicamente, como se debe, a Daniel, quien me hizo escuchar por vez primera a Morphine (me acuerdo de la borrachera que nos pegamos escuchando el álbum "Yes", una y otra vez).

Y ahi voy, ahora la cosa es un poco más fácil en lo que se refiere al "rebusque" de los discos, pruebo de todo y me quedo con lo que me gusta, es mucho lo que borro del P. C. luego de escucharlo por un par de veces, pues es lo que necesito para convencerme a mí mismo si vale o no la banda bajo examen. Agradezco entonces a todos los Bloguers que comparten sus colecciones con todos los demás melómanos, he asaltado de vez en cuando alguno que otro Tower Records y he solicitado algunos pocos inconseguibles en amazon, compartido con amigos y colegas (son muchos los nombres, mencionaré solamente a Julián).

Las listas están ahí. Las estadísticas no mienten, simplemente se quedan cortas, son muchos los años ya en los que me despierto con música y con música me duermo, escucho música en el trabajo, en el bus, montando en bici, paseando a mi perro Bach, pegándome un porrito (me acordé de Loco, de Calamaro, otro teso!), en todas partes, a todas horas...

Y todo lo que falta por escuchar, y todo lo que falta por vivir... hace poco leí en el avatar de uno de mis vecinos en lastfm, la frase "No Nusic, No life".

Sin duda alguna, tiene toda la razón, ustedes qué piensan queridos lectores?




1 comentario:

Iván dijo...

que cosa tan oportuna a propisto de algunos infortunios, reinvindicar la voluntad, la valentia, abolir la moral gregaria, me parece que comenzamos por esos extraños collages en donde todo se confunde y no se sabe donde empezó todo ni donde termina, empezamos, terminamos, abolimos y creamos esa es la vida amigo pero te agradezco por haberme convidado esa musica un pan que muerdo todo los dias.

La Consigna

La Consigna

"las grandes verdades se dicen en los vestíbulos" E. M. C.

Desquisiada Poesía del Mundo

  • Capital del Dolor - Paul Eluard
  • Una Nube en pantalones y otros poemas - V. Maiakovski
  • 100 Poemas - Li Po
  • El hombre aproximativo - Triztán Tzara
  • El Spleen de París - Charles Baudelaire
  • Presencia Terrible (Take III) - Juan E.Domínguez, A. Teófilo Hernández, Martin Pinot Picabia
  • Soy Vertical - Pero preferiría ser Horizontal - Sylvia Plath
  • Los Ditirambos de Dionisio - Frederic Nietzsche
  • Pomes All Sizes - Jack Kerouac
  • La Caida de América - Allen Ginsberg
  • El Hundimiento del Titanic y otros poemas - Hans Magnus Erzemberguer
  • De Dónde son las Palabras - Luisa Futoranski
  • Palabras para Julia y otros Poemas - J. A. Goytisolo
  • VARIACIONES ALREDOR DE NADA - LEÓN DE GREIFF
  • NOVA ET VETERA - LEÓN DE GREIFF
  • An American Prayer - James Douglas Morrison
  • Song To Myself - Walt Whitman
  • Las Hojas de Hypnos - René Char
  • Las Uvas de la Ira - René Char
  • La Balada de la Cárcel de Reading - Oscar Wilde
  • Howl - Allen Ginsberg
  • El Barco Ebrio - Arthur Rimbaud
  • El Cementerio Marino - Paul Válery
  • El Pesa-Nervios - Antonin Artaud
  • El Testamento - Francois Villón
  • Ex Manifesto Rex - J. S. Solís C. y Luis F. Ruiz
  • La Extracción de la Piedra de la Locura - Alejandra Pizarnik
  • Las Flores del Mal - Carolus Baldelarius
  • Las Iluminaciones - Arthur Rimbaud
  • Las Úlceras de Adán - Héctor Rojas Herazo
  • Los Poetas Malditos - Paul Verlaine
  • Peleando a la Contra - Henry Chinaski
  • Poesias - Isidore Ducasse - Conde de Lautreamont
  • Poesía Impura - Iván Tubau
  • Una temporada en el Infierno - Arthur Rimbaud