jueves, 7 de junio de 2007

A TRIP STORY



Es ésta una historia verdadera que sucedió hace ya un par de años, sus protagonistas aun andan por ahi, desperdigados en la gran extensión de este bello y mágico país... este es un pequeño homenaje a todos ellos: al Negro, a Nicolás, a Guais y por supuesto al disquisidor mayor... primera de tres entregas, ahi les va...

I

Al comienzo de las transfiguraciones todo estaba envuelto por el sutil manto de la incredulidad y de la duda, habíamos recorrido ya unos cuantos kilómetros montaña arriba, por entre estrechos caminos de a pie; como siempre ninguno era lo suficientemente precavido y los morrales contaban con apenas lo estrictamente necesario: Algunos frutos, galletas, el infaltable paquete de cigarrillos, un impermeable personal y las botellas plásticas con el sutil sucedáneo color púrpura que se tomaba por sorbos, con pausa.
Poco a poco, a medida que se ascendía el paisaje comenzó a cambiar, no física ni climáticamente, no; el cambio se producía en el tono de la luz que cubría la montaña, luz que trastocaba tenuemente el color de la hierba; la enormidad del azur comenzaba a sobrecogernos a medida que aquel elixir afectaba el ritmo respiratorio y trabajaba a todo nivel sensorial amplificando la gama de sensaciones y de percepciones. Al cabo de unos pocos minutos comenzábamos a ser víctimas de sus primeros efectos, el ritmo que la caminata cuesta a arriba imponía fue desentendido de improviso por todos a la vez, sin embargo no podía decirse que éramos menos concientes, simplemente se le restaba importancia puesto que había ahora un todo completamente nuevo el cual nos deleitaba fascinados. Nos dábamos plena cuenta de ello, pues el sonido de los motores allá abajo en la carretera que se adentraba sinuosa por entre la montaña, podía separarse en ondas individuales las cuales llegaban prístinas hasta nuestros oídos; más
allá, el oscuro bosque se hacía sentir en su esplendor cuando sobre un pequeño picacho, al coronar la segunda cima lo miramos con todo nuestro cuerpo, el cual era una sola falange sensitiva.
Decidimos entonces, después de una ronda de néctar púrpura, seguir la ruta que trazaba la línea de alta tensión hasta la mitad de la tercera montaña, junto a aquel bosque de pinos que para ese entonces era ya nuestro porque en su entrada, después de un par de troncos caídos en los que afloraban un sinfín de pequeños seres entre la mágica hierba y las fosforescentes floresillas silvestres, se alzaban imponentes los inmensos árboles y todo el suelo era una suave colcha de pinocha seca, que invitaba a descansar de la larga caminata, a adentrarse aún más para disfrutar de los juegos de luces y sombras y entretenerse con el pálido brillo de los tallos de moras silvestres que precisamente a esa hora refulgían por sobre todo el resto de hojarasca.

No hay comentarios:

La Consigna

La Consigna

"las grandes verdades se dicen en los vestíbulos" E. M. C.

Desquisiada Poesía del Mundo

  • Capital del Dolor - Paul Eluard
  • Una Nube en pantalones y otros poemas - V. Maiakovski
  • 100 Poemas - Li Po
  • El hombre aproximativo - Triztán Tzara
  • El Spleen de París - Charles Baudelaire
  • Presencia Terrible (Take III) - Juan E.Domínguez, A. Teófilo Hernández, Martin Pinot Picabia
  • Soy Vertical - Pero preferiría ser Horizontal - Sylvia Plath
  • Los Ditirambos de Dionisio - Frederic Nietzsche
  • Pomes All Sizes - Jack Kerouac
  • La Caida de América - Allen Ginsberg
  • El Hundimiento del Titanic y otros poemas - Hans Magnus Erzemberguer
  • De Dónde son las Palabras - Luisa Futoranski
  • Palabras para Julia y otros Poemas - J. A. Goytisolo
  • VARIACIONES ALREDOR DE NADA - LEÓN DE GREIFF
  • NOVA ET VETERA - LEÓN DE GREIFF
  • An American Prayer - James Douglas Morrison
  • Song To Myself - Walt Whitman
  • Las Hojas de Hypnos - René Char
  • Las Uvas de la Ira - René Char
  • La Balada de la Cárcel de Reading - Oscar Wilde
  • Howl - Allen Ginsberg
  • El Barco Ebrio - Arthur Rimbaud
  • El Cementerio Marino - Paul Válery
  • El Pesa-Nervios - Antonin Artaud
  • El Testamento - Francois Villón
  • Ex Manifesto Rex - J. S. Solís C. y Luis F. Ruiz
  • La Extracción de la Piedra de la Locura - Alejandra Pizarnik
  • Las Flores del Mal - Carolus Baldelarius
  • Las Iluminaciones - Arthur Rimbaud
  • Las Úlceras de Adán - Héctor Rojas Herazo
  • Los Poetas Malditos - Paul Verlaine
  • Peleando a la Contra - Henry Chinaski
  • Poesias - Isidore Ducasse - Conde de Lautreamont
  • Poesía Impura - Iván Tubau
  • Una temporada en el Infierno - Arthur Rimbaud