martes, 25 de mayo de 2010

Crónicas desde la ribera del Estigio (pt. X)

desperté en la mañana
a las cinco en punto
programado como reloj
despertador

el cielo
gris
la luz
del alba
apenas
despuntando
en lontananza

pensé en llamarla
cuando cobré conciencia
en medio del letargo
intenté darle al dial
-debo admitirlo-
y afortunada
-o desafortunadamente no lo sé-
no había saldo suficiente esta vez

¿cómo cambia la perspectiva
la imagen que tenemos de un retrato?
¿como no ves dos veces la acuarela
a pesar de que los colores sean los mismos
y apenas si ha pasado el tiempo?

tal vez no sea todo
cuestión de información...
antecede la ignorancia
al goce pleno
y el conocimiento
causa desazón
y aburrimiento...

¡cuán misteriosa
eras hace unos meses!
cuán transparente
simple y predecible
luces ahora

has perdido tu encanto
chica
a pesar
de tu radiante
juventud
ya no hay interés
ni misterio ni magia

la ràfaga de viento
no aviva más la llama
ya no hay para que ahondar
en lo insondable de tu ser
ahora ya plano
ya no eres el oceáno
vasto ignoto y mágico

a lo sumo una pequeña charca
un vaso de agua
que todo el mundo bebe
casi por reflejo
ningún sabor exótico
para mi paladar exquisito
el simple y transparente
líquido de tu ausencia
no es ya ningún elixir

en muchos lupanares
he pasado noches
grises y nubosas
en peores compañías
he sido visto
según mis detractores

no te viene bien
andar conmigo
como ves
demasiado
mundano
y disoluto
sibarita
y bohemio
para colmo
enamorado
cofrade de vagabundos
y de poetrastros

no te viene bien
haz caso
vuelve a la seguridad
de los brazos
de Jack London
que yo me iré
con los Malditos
con los Beatniks
y hasta con los Hippies
a trasegar el Blues
a consumar las noches
Mi Noche

y si después de todo
me acuerdo aún de ti...

...pues alzaré la copa
y brindaré con Absenta
por tu olvido!

3 comentarios:

Nicolas Nautfal dijo...

Si quizás andamos inspirados por acá
su mercé anda arrollador
desbastando la tusa
hasta el punto
de reducirla
a su mínima
expresión
de insignificancia
incluso
de "era pues esto?"
el todo es que
el arte sigue vivo
y los proyectos
siguen alimentados
por el trasnocho
la curiosidad
de investigador
y el amor
por lo
que se hace

No pares mumpa
vos tambien
me haces andar

Ratushka dijo...

¡Epa!
Qué crudo y qué bueno
Me gusta :)

Leo Le Gris dijo...

gracias amigos mios... el chakra del coxis se activa aun mas cuando andamos solanos en la vida... y ese exceso de energía se transforma en arte, eso es lo que hay!

La Consigna

La Consigna

"las grandes verdades se dicen en los vestíbulos" E. M. C.

Desquisiada Poesía del Mundo

  • Capital del Dolor - Paul Eluard
  • Una Nube en pantalones y otros poemas - V. Maiakovski
  • 100 Poemas - Li Po
  • El hombre aproximativo - Triztán Tzara
  • El Spleen de París - Charles Baudelaire
  • Presencia Terrible (Take III) - Juan E.Domínguez, A. Teófilo Hernández, Martin Pinot Picabia
  • Soy Vertical - Pero preferiría ser Horizontal - Sylvia Plath
  • Los Ditirambos de Dionisio - Frederic Nietzsche
  • Pomes All Sizes - Jack Kerouac
  • La Caida de América - Allen Ginsberg
  • El Hundimiento del Titanic y otros poemas - Hans Magnus Erzemberguer
  • De Dónde son las Palabras - Luisa Futoranski
  • Palabras para Julia y otros Poemas - J. A. Goytisolo
  • VARIACIONES ALREDOR DE NADA - LEÓN DE GREIFF
  • NOVA ET VETERA - LEÓN DE GREIFF
  • An American Prayer - James Douglas Morrison
  • Song To Myself - Walt Whitman
  • Las Hojas de Hypnos - René Char
  • Las Uvas de la Ira - René Char
  • La Balada de la Cárcel de Reading - Oscar Wilde
  • Howl - Allen Ginsberg
  • El Barco Ebrio - Arthur Rimbaud
  • El Cementerio Marino - Paul Válery
  • El Pesa-Nervios - Antonin Artaud
  • El Testamento - Francois Villón
  • Ex Manifesto Rex - J. S. Solís C. y Luis F. Ruiz
  • La Extracción de la Piedra de la Locura - Alejandra Pizarnik
  • Las Flores del Mal - Carolus Baldelarius
  • Las Iluminaciones - Arthur Rimbaud
  • Las Úlceras de Adán - Héctor Rojas Herazo
  • Los Poetas Malditos - Paul Verlaine
  • Peleando a la Contra - Henry Chinaski
  • Poesias - Isidore Ducasse - Conde de Lautreamont
  • Poesía Impura - Iván Tubau
  • Una temporada en el Infierno - Arthur Rimbaud