martes, 6 de abril de 2010

¡siempre vuelvo a la tierra en que he nacido!

él vuelve, periódicamente, a la ciudad que lo vió surgir. dos o tres brevísimos días en los que todo retoma su antiguo vigor, su antigua magia desbordada. reaparecen los amigos y los lugares de siempre se transforman para parecer, para ser de nuevo únicos e irrepetibles.

vuelve bajo algún pretexto , no porque pretenda vivir en el pasado, o porque desee prolongar algo que hace rato no tiene razón de continuidad. ahora es sólo un visitante más. siempre abierto a los cambios, sabiéndose transitorio. una simple hoja llevada por la corriente de la vida. se deja sorprender ante lo inesperado: alguien que reaparece derrepente, la llamada de un amigo, la amabilidad del clima, la actitud de los viejos conocidos que siempre estarán en su corazón.

pero nada es para siempre y esta vez, si bien no será la última, la frecuencia de las visitas disminuirá ostensiblemente, termina con los fierros dentales, el pretexto médico que lo llevaba a su querida tierra cafetera cada mes larguito, los viajes de trabajo están por comenzar y debe disponerse a recorrer las zonas mas escondidas del país...

tal vez para algún cumpleaños especial, tal vez para los grados de sus amigos que ya culminan sus estudios y se enfrentarán a lo que él ha experimentado en carne propia ya, la verdadera vida laboral.

por ahora espera que su vuelo no lo retrase la inminente llegada del invierno, desea tomarse unos días para descansar y relajarse en algunos de los sitios que conoció o supo dellos en su estancia estudiantil y que por cuestiones monetarias eran en ese entonces prohibitivos, los viernes de juerga, claro que también los añora, y como la vez pasada, repetirá la dosis y se sentirá de nuevo en casa, porque aunque ya no viva allá y aunque no sea su terruño original, siempre lo considerará su hogar.

No hay comentarios:

La Consigna

La Consigna

"las grandes verdades se dicen en los vestíbulos" E. M. C.

Desquisiada Poesía del Mundo

  • Capital del Dolor - Paul Eluard
  • Una Nube en pantalones y otros poemas - V. Maiakovski
  • 100 Poemas - Li Po
  • El hombre aproximativo - Triztán Tzara
  • El Spleen de París - Charles Baudelaire
  • Presencia Terrible (Take III) - Juan E.Domínguez, A. Teófilo Hernández, Martin Pinot Picabia
  • Soy Vertical - Pero preferiría ser Horizontal - Sylvia Plath
  • Los Ditirambos de Dionisio - Frederic Nietzsche
  • Pomes All Sizes - Jack Kerouac
  • La Caida de América - Allen Ginsberg
  • El Hundimiento del Titanic y otros poemas - Hans Magnus Erzemberguer
  • De Dónde son las Palabras - Luisa Futoranski
  • Palabras para Julia y otros Poemas - J. A. Goytisolo
  • VARIACIONES ALREDOR DE NADA - LEÓN DE GREIFF
  • NOVA ET VETERA - LEÓN DE GREIFF
  • An American Prayer - James Douglas Morrison
  • Song To Myself - Walt Whitman
  • Las Hojas de Hypnos - René Char
  • Las Uvas de la Ira - René Char
  • La Balada de la Cárcel de Reading - Oscar Wilde
  • Howl - Allen Ginsberg
  • El Barco Ebrio - Arthur Rimbaud
  • El Cementerio Marino - Paul Válery
  • El Pesa-Nervios - Antonin Artaud
  • El Testamento - Francois Villón
  • Ex Manifesto Rex - J. S. Solís C. y Luis F. Ruiz
  • La Extracción de la Piedra de la Locura - Alejandra Pizarnik
  • Las Flores del Mal - Carolus Baldelarius
  • Las Iluminaciones - Arthur Rimbaud
  • Las Úlceras de Adán - Héctor Rojas Herazo
  • Los Poetas Malditos - Paul Verlaine
  • Peleando a la Contra - Henry Chinaski
  • Poesias - Isidore Ducasse - Conde de Lautreamont
  • Poesía Impura - Iván Tubau
  • Una temporada en el Infierno - Arthur Rimbaud