jueves, 26 de febrero de 2009

De vuelta a Mishima

.

Y si, de vuelta a Mishima. ¿Por qué?, yo respondería, ¿por qué no? El caso es que varias circunstancias me llevaron de nuevo en pos de aquel estante de la biblioteca. No sé si a todos les pasa, pero a mí me invade una sensación de vacío en el estómago, de ansiedad sin causa justificada, me sudan las manos y no termino de decidirme por cual libro me llevaré, más aún cuando con Yukio, tengo ya un pasado leído. Mi juventud temprana ávida de lecturas nuevas y exóticas, mi secreto gusto por la cultura japonesa, por sus rituales, su filosofía - aún no descubría todo el potencial del Budismo Zen-, su poesía, porque cuando leí el templo del alba, surgieron ante mí imágenes fantásticas que sólo él -Mishima- con su sensibilidad podía trasmitirme.

Además porque recuerdo con beneplácito ese pequeño librito llamado Música, del que hablaré en otra ocasión, pues con Aleja, mi querida amiga hace poco conversamos sobre él y los hechos que lo pusieron en las manos de cada uno y sé de antemano que la historia por sí sola amerita un post.

Y volví a Mishima, sin un aparente objetivo claro, con la única seguridad de saber que me vendría muy bien leerlo en esta etapa de mi vida, después de tanta agua pasada bajo el puente. Estando en el estante, decía que no me decidía por donde retomarlo. Agarré Nieve de Primavera, y de entrada la carátula me impactó. Un hermoso perfíl de una joven japonesa, absolutamente inmaculada y de labios color cereza, en letras escarlatas el apellido del autor y en grandes letras negras el titulo del libro. Cuando leí la solapa, supe a ciencia cierta cual sería mi sendero de lectura desde hoy y por las siguientes 16 semanas, tiempo que dura el periodo académico y en el que puedo usufructuarme a manos llenas de las bibliotecas de la U.

Decidí leer las cuatro novelas que componen el ciclo "El Mar de la Fertilidad": Nieve de Primavera, Caballos Desbocados, El Templo del Alba y La Corrupción del Ángel. En realidad ya leí antaño La Corrupción del Ángel, pero no me importa. Tomé la primera novela, la pedí en préstamo, bajé a la cafeteria de parasoles amarillos, pedí un café a mitad de la mañana, me senté en una mesita, abrí el libro y mi viaje comenzó...


De lo que llevo ya leído, me han gustado las reflexiones del Joven Honda, sobretodo cuando medita sobre el concepto de Ley Natural, comparando el postulado imperativo de la ley occidental, basado en la razón del hombre vs. las Leyes de Manu, base de la Ley India y que es un inmenso cuerpo de preceptos sacados de la religión, las costumbres, la ética y la ley. Así, transcribo aquí estas pocas líneas:

"Los hechos proceden del cuerpo, del discurso y de la mente, y resultan en el bien o en el mal"

"El que procede del alma del hombre dará forma a su alma, el que procede de sus discurso, dará forma a su discurso, y los hechos que proceden de su cuerpo, darán forma a su cuerpo"

"El que peca con el cuerpo será un árbol o una hierba en la siguiente vida, el que peca en el discurso será un pájaro o una bestia, y el que peca en el alma volverá a nacer en el nivel de raza más bajo". "El hombre que retiene una guardia apropiada sobre su discurso, sobre su mente y sobre su cuerpo con relación a todas las cosas, el hombre que domina su lujuria y su ira, alcanzará la culminación. La liberación final será suya". "Es conveniente que cada hombre emplee su sabiduría para discernir hasta qué punto el destino de su alma depende de su adhesión o separación de la ley, y que debe ejercitarse con todas sus fuerzas en la fiel observancia de esta ley".

Estas son solamente las disquisiciones de Honda, uno de los jóvenes personajes, pero si bien podríamos centrarnos en la historia de amor entre Kiyoaki y Satoko, lo que interesa destacar son las constantes digresiones filosóficas, políticas, sociológicas, literarias, culturales, aspectos sobre las costumbres y normas de la sociedad japonesa a lo largo del texto. Intervenciones en el relato, donde el escritor divaga sobre aspectos que aparentemente son secundarios, describiendo un paisaje o insertando una anécdota, un recuerdo, etc.

Leamos la conclusión que escribe Alianza acerca de la primera novela del ciclo: "adentrarse en Nieve de primavera es descubrir a un Mishima que preanuncia un quiebre en su forma de vida; él creyó que muchos viejos valores japoneses estaban siendo perdidos y, por lo tanto, inicia la búsqueda al retorno de la tradición más ancestral de la espiritualidad japonesa. Un pensamiento que lo llevó a cometer suicidio el 25 de noviembre de 1970".

Estas cuatro obras son consideradas su testamento ideológico y literario, pero expresan también de una manera fiel, si es que se piensa que la ficción es más verdadera que la realidad, la transición o el salto de Mishima desde lo autobiográfico hasta verse convertido en el líder de una revuelta cultural, resalta el autor del blog amigo hierba flotante.

Y bueno, yo seguiré devorando una a una las páginas de esta y la siguientes novelas, en medio de los intersticios, de los minutitos que le robo a la laburo, mientras voy en el bus, o antes de dormirme en la noche, y lo mejor es que tengo Mishima para rato...

Hasta la próxima

Leo.

No hay comentarios:

La Consigna

La Consigna

"las grandes verdades se dicen en los vestíbulos" E. M. C.

Desquisiada Poesía del Mundo

  • Capital del Dolor - Paul Eluard
  • Una Nube en pantalones y otros poemas - V. Maiakovski
  • 100 Poemas - Li Po
  • El hombre aproximativo - Triztán Tzara
  • El Spleen de París - Charles Baudelaire
  • Presencia Terrible (Take III) - Juan E.Domínguez, A. Teófilo Hernández, Martin Pinot Picabia
  • Soy Vertical - Pero preferiría ser Horizontal - Sylvia Plath
  • Los Ditirambos de Dionisio - Frederic Nietzsche
  • Pomes All Sizes - Jack Kerouac
  • La Caida de América - Allen Ginsberg
  • El Hundimiento del Titanic y otros poemas - Hans Magnus Erzemberguer
  • De Dónde son las Palabras - Luisa Futoranski
  • Palabras para Julia y otros Poemas - J. A. Goytisolo
  • VARIACIONES ALREDOR DE NADA - LEÓN DE GREIFF
  • NOVA ET VETERA - LEÓN DE GREIFF
  • An American Prayer - James Douglas Morrison
  • Song To Myself - Walt Whitman
  • Las Hojas de Hypnos - René Char
  • Las Uvas de la Ira - René Char
  • La Balada de la Cárcel de Reading - Oscar Wilde
  • Howl - Allen Ginsberg
  • El Barco Ebrio - Arthur Rimbaud
  • El Cementerio Marino - Paul Válery
  • El Pesa-Nervios - Antonin Artaud
  • El Testamento - Francois Villón
  • Ex Manifesto Rex - J. S. Solís C. y Luis F. Ruiz
  • La Extracción de la Piedra de la Locura - Alejandra Pizarnik
  • Las Flores del Mal - Carolus Baldelarius
  • Las Iluminaciones - Arthur Rimbaud
  • Las Úlceras de Adán - Héctor Rojas Herazo
  • Los Poetas Malditos - Paul Verlaine
  • Peleando a la Contra - Henry Chinaski
  • Poesias - Isidore Ducasse - Conde de Lautreamont
  • Poesía Impura - Iván Tubau
  • Una temporada en el Infierno - Arthur Rimbaud