sábado, 14 de febrero de 2009

Untitled

.


I

Juego permanente de la demanda, el precio, la carga. Facetas del capital en bloques de energía. Fluctuaciones monetarias, leyes económicas y exigencias del entorno insatisfecho. Entes sedientos de información que compensan su debilidad de sentimientos y de instintos presumiendo su conocimiento científico, ese status quo en el que se asientan seguros.

Nada más banal, eterno devaneo en aparente equilibrio. ¿Qué necesitas sacrificar para poder seguir adelante y progresar según lo establecido? ¿Y qué tanto si lo que deseas es hacerlo desde el margen, o desde dentro del sistema mismo?

El pequeño virus que sobrevive solitario y ponzoñoso. El corpúsculo indiferente que desata la hecatombe, la caída, el holocausto...

II

“Para volar primero hay que parase y caminar”.
F.N.


El derrumbamiento precede al renacer, hay que caer al fondo del abismo para poder luego vislumbrar la luz. Hay que acercarse al exceso con una voluntad mayor que la de Ícaro para poder elevarse hacia nuevas delicias que sólo brotan desde las cenizas. "Nada es suficiente hasta que sabes lo que es más que suficiente" como lo promulgaba Blake. Saber desde ti mismo, desde tu más profundo abismo, que los proyectos deleitan por el solo hecho de pensarlos. Un gran amigo mío hablaba en cierta ocasión de una anarquía ordenada como la forma –una entre tantas-
en que el advenimiento sea un hecho. El arribo de nuevos tiempos, más allá de la noche universal, más allá todavía de los calendarios de civilizaciones perdidas; anarquías que surjan desde los individuos y desencadenen el Boicot, la caída desde dentro. De vuelta a las ciudades estado, a lo federado. La nueva ciudadanía del Hombre Libre en el nuevo entorno, más allá de las caducas maquinarias, sin instituciones que controlen, cohíban y repriman el albedrío. El retorno a lo natural, a lo sencillo, a lo simple, a lo esencial.
.

No hay comentarios:

La Consigna

La Consigna

"las grandes verdades se dicen en los vestíbulos" E. M. C.

Desquisiada Poesía del Mundo

  • Capital del Dolor - Paul Eluard
  • Una Nube en pantalones y otros poemas - V. Maiakovski
  • 100 Poemas - Li Po
  • El hombre aproximativo - Triztán Tzara
  • El Spleen de París - Charles Baudelaire
  • Presencia Terrible (Take III) - Juan E.Domínguez, A. Teófilo Hernández, Martin Pinot Picabia
  • Soy Vertical - Pero preferiría ser Horizontal - Sylvia Plath
  • Los Ditirambos de Dionisio - Frederic Nietzsche
  • Pomes All Sizes - Jack Kerouac
  • La Caida de América - Allen Ginsberg
  • El Hundimiento del Titanic y otros poemas - Hans Magnus Erzemberguer
  • De Dónde son las Palabras - Luisa Futoranski
  • Palabras para Julia y otros Poemas - J. A. Goytisolo
  • VARIACIONES ALREDOR DE NADA - LEÓN DE GREIFF
  • NOVA ET VETERA - LEÓN DE GREIFF
  • An American Prayer - James Douglas Morrison
  • Song To Myself - Walt Whitman
  • Las Hojas de Hypnos - René Char
  • Las Uvas de la Ira - René Char
  • La Balada de la Cárcel de Reading - Oscar Wilde
  • Howl - Allen Ginsberg
  • El Barco Ebrio - Arthur Rimbaud
  • El Cementerio Marino - Paul Válery
  • El Pesa-Nervios - Antonin Artaud
  • El Testamento - Francois Villón
  • Ex Manifesto Rex - J. S. Solís C. y Luis F. Ruiz
  • La Extracción de la Piedra de la Locura - Alejandra Pizarnik
  • Las Flores del Mal - Carolus Baldelarius
  • Las Iluminaciones - Arthur Rimbaud
  • Las Úlceras de Adán - Héctor Rojas Herazo
  • Los Poetas Malditos - Paul Verlaine
  • Peleando a la Contra - Henry Chinaski
  • Poesias - Isidore Ducasse - Conde de Lautreamont
  • Poesía Impura - Iván Tubau
  • Una temporada en el Infierno - Arthur Rimbaud