viernes, 30 de enero de 2009

EL Bicentenario de Edgar Poe

E. A. Poe (1809 -1849)


Ana, una de mis lectoras, sugirió en la cajita de mensajes desquiciados, la posibilidad de realizar un post conmemorativo sobre el natalicio de aquel grande de las letras norteamericanas: EDGAR ALLAN POE.


Edgar Poe sólo tenía 40 años cuando murió, el 7 de octubre de 1849, en circunstancias que se pueden considerar típicas para su estilo de vida. Durante un viaje a los Estados Unidos, el famoso poeta fue invitado a la fiesta de cumpleaños de una dama de la alta sociedad de Baltimore. Como era su costumbre, tomó un trago para animarse a pronunciar un chispeante discurso en homenaje a la señora, pero después comenzó a beber frenéticamente. A diferencia de otras muchas ocasiones, esta vez su débil corazón no resistió: la última copa resultó fatal.


Infancia dificil:


Nacido en 1809, hijo de padres actores -ambos murieron cuando él tenía 2 años-, Poe fue criado por John Allan, un próspero comerciante de Richmond (Virginia) de quien tomó el apellido, y con los años llegó a ser uno de los poetas más destacados de los Estados Unidos, además de convertirse, por medio de sus cuentos, en un maestro del misterio. Sin embargo, quienes lo conocían personalmente lo consideraban un hombre inútil, con un status social muy cambiante, y un alcohólico cuyos excesos lo arrojaban públicamente a la ruina total.


No fue hasta después de su muerte cuando los científicos llegaron a plantear la hipótesis de que más que al alcohol, ese destino se debía a una rara enfermedad cerebral. John Allan, que no tuvo hijos con su esposa, se encargó del pequeño Edgar tras la muerte de sus padres. Durante años, Poe frecuentó escuelas en Inglaterra y Escocia, antes de ingresar en la universidad. Sin embargo, Allan le prohibió que siguiera estudiando, actividad a la que al parecer nunca había dedicado grandes esfuerzos, cuando en poco tiempo había acumulado elevadas deudas por su afición al juego, además de haber comenzado a beber en forma desmedida. A temprana edad, Poe intentó incursionar en la literatura, pero sus dificultades económicas lo llevaron a enrolarse en el Ejército, hasta que su padre adoptivo lo inscribió en la Academia Militar de West Point. Allí no duró mucho tiempo, debido a que al joven Poe no le interesaba la férrea disciplina castrense.


Sus primeros cuentos le permitieron conseguir empleo como redactor de la página de literatura de un periódico de Richmond. En ese entonces, Poe se casó consu prima Virginia Clemm, de sólo 13 años.



Único en su estilo:

Cuando volvió a perder su trabajo, a causa del alcohol, se trasladó a Nueva York, donde no tardó en desarrollar el estilo que sería característico de su quehacerliterario: la combinación de hechos reales con fantasías desenfrenadas, incluyendo elementos ocultistas y satánicos, así como imágenes delirantes, todo ello plasmado en narraciones escritas con fría precisión literaria.Entre sus obras brillan los cuentos "La caída de la casa Usher" (1839), "Asesinatos en la calle Morgue" (1841) y el poema "El cuervo" (1845). Célebres poetas franceses como Baudelaire y Mallarmé lo catalogaron como un genio literario.

Conocidos sus cuentos policiacos y relatos cortos, voy a postear aquí un par de poemas para homenajear a este grande de la literatura:


Silencio
Hay cualidades - entes incorpóreos,
que tienen doble vida. Ved su imagen
en la materia y en la luz: dualismo
visible en cada sólido y su sombra.
Hay un Silencio doble - mar y orilla -
cuerpo y alma esencial. Habita el uno
los sitios solitarios que hace poco
la hierba recubrió. Tórnanlo leve
remembranzas de ayer, ciencia delágrimas;
se llama “Nunca más”, y siempre ha sido
el cuerpo del Silencio: no lo temas.
No hay maleficio en él; pero si acaso
un Destino impaciente (oh: prematuro!)
te hace encontrar su Sombra (elfo sin nombre
que reina en un desierto nunca hollado):
encomiéndate a Dios.


Solo
Desde las horas de mi infancia,
yo nunca fuí como los otros;
no vi jamás como otros vieron,
no adoré ni odié como todos.
EN la fuente común, yo nunca
bebí mis penas y mis gozos;
y soñe siempre sueños míos,
y cuanto amé lo amé yo solo.
Pues ya en mi infancia - en esa aurora,
de mi destino tormentoso-,
de cada ser: - de cada abismo
que el Bien y el Mal lleva en su fondo,
surgió ante mí - surge el Misterio,
que embruja el alma silencioso:
Surgió el torrente o la fuente,
del quieto monte o mar sonoro,
del lento sol que esclarecía
los áureos tintes del otoño,
del relámpago que incendiaba
sobre mi frente cielos lóbregos,
Del trueno bronco y la tormenta -
o de la nube que allá en lo hondo
de un claro Cielo, perfilaba
Quizá un Demonio ante mis ojos.
Espero que les gusten
Hasta la Próxima!
Leo
.






2 comentarios:

Juliana dijo...

Poe, Grande!!

200 años no son nada para ti viejo!!

Leo Le Gris dijo...

supo ganarse la inmortalidad y de que forma!

La Consigna

La Consigna

"las grandes verdades se dicen en los vestíbulos" E. M. C.

Desquisiada Poesía del Mundo

  • Capital del Dolor - Paul Eluard
  • Una Nube en pantalones y otros poemas - V. Maiakovski
  • 100 Poemas - Li Po
  • El hombre aproximativo - Triztán Tzara
  • El Spleen de París - Charles Baudelaire
  • Presencia Terrible (Take III) - Juan E.Domínguez, A. Teófilo Hernández, Martin Pinot Picabia
  • Soy Vertical - Pero preferiría ser Horizontal - Sylvia Plath
  • Los Ditirambos de Dionisio - Frederic Nietzsche
  • Pomes All Sizes - Jack Kerouac
  • La Caida de América - Allen Ginsberg
  • El Hundimiento del Titanic y otros poemas - Hans Magnus Erzemberguer
  • De Dónde son las Palabras - Luisa Futoranski
  • Palabras para Julia y otros Poemas - J. A. Goytisolo
  • VARIACIONES ALREDOR DE NADA - LEÓN DE GREIFF
  • NOVA ET VETERA - LEÓN DE GREIFF
  • An American Prayer - James Douglas Morrison
  • Song To Myself - Walt Whitman
  • Las Hojas de Hypnos - René Char
  • Las Uvas de la Ira - René Char
  • La Balada de la Cárcel de Reading - Oscar Wilde
  • Howl - Allen Ginsberg
  • El Barco Ebrio - Arthur Rimbaud
  • El Cementerio Marino - Paul Válery
  • El Pesa-Nervios - Antonin Artaud
  • El Testamento - Francois Villón
  • Ex Manifesto Rex - J. S. Solís C. y Luis F. Ruiz
  • La Extracción de la Piedra de la Locura - Alejandra Pizarnik
  • Las Flores del Mal - Carolus Baldelarius
  • Las Iluminaciones - Arthur Rimbaud
  • Las Úlceras de Adán - Héctor Rojas Herazo
  • Los Poetas Malditos - Paul Verlaine
  • Peleando a la Contra - Henry Chinaski
  • Poesias - Isidore Ducasse - Conde de Lautreamont
  • Poesía Impura - Iván Tubau
  • Una temporada en el Infierno - Arthur Rimbaud