jueves, 2 de octubre de 2008

Piezas para armar un cadáver

.


Hola de Nuevo.

Desempolvando viejos archivos, me encontré con este folletín poético que alguna vez me hizo llegar mi gran amigo LFR, en su momento, como pasa con toda obra de arte verdadera, no lo comprendí del todo, malinterpreté algunos versos (o sencillamente no descifre el mensaje secreto) y aun cuando llegué a decir que me gustaba su ritmo, su desarrollo y concepción, debo admitir que con el añejo vagabundeo de los años, resuena ahora en mis entrañas con una fuerza sobrecogedora, asi que bien merece la pena que lo publique aqui. Personalmente para alguno que otro lector indeseable que sigue metiendo su naríz en este blog (y quien puede decirle que no!) le dedicaría gustoso el poema y el , a mi musa inspiradora oCviamente el y como diría el gran Carollus Baldelarius "a ti, querido lector te dedico la serpiente entera":




Piezas para armar un Cadáver [1]

1. Una mirada d-r-a-m-á-t-i-c-a
2. Tu celo donde he venido a parar
3. Lo bueno lo malo queda atrás
4. La hambrienta espera
5. El gesto de tu cara en mi alma
6. Mi camino
7. Deje de perder el perdedor




Una Mirada D-r-a-m-á-t-i-c-a

viéndome como me veo
examino los pasos que he dado
la pasada infamia a peor llegaría
según como se anda perdido
o bien reencontrado

luego olvidamos los errores pasados
cada cual imagina el mal al que teme
sabemos que nos acabamos
y se acaba el afán con nuestro fin

los extremos hasta en la refinación
arte en que enlazamos nuestro cuerpo
para que el vocablo se torne canto

el genio enferma, el genio decae
y solo la lujuria exquisita se te posa en la mente
concibiendo exquisitas formas del intercambio



Tu celo donde he venido ha parar

en tu celo he venido a parar
para teñir de púrpura mi blanco vestido
y reventar en interminable deleite
asumiendo el sueño órfico

en ti la voz es lánguida y prohibida
alfombra para danzantes ofidios
herencia que abruma la poesía
y el desierto de los artistas

somos culpables de lo que amamos
lágrimas guardadas en el oráculo
crueles entrevistadores del fuego

basta del rostro huérfano
que los trabajos y el carnaval
nos esperan día-tras-día



Lo malo lo bueno queda atrás

los buenos y los malos quedan atrás
desgraciados unos y otros, mediocres
ni siquiera hay Grandes Pecadores
y carecemos de los Grandes Justos

pocos que en realidad estallan
logrando fama y poderío
logrando un mundo ganar
un paraíso artificial

de tantos males nos socorra el cielo
el orbe pronto converge a la destrucción
hacia el escándalo prefigurado

nadie estará de pié entonces
marcharán de frente al horizonte
para converger en Babilonia



La Hambrienta Espera

la esperanza se alimenta de muchas bocas hambrientas
ella misma está pálida y flacuchenta
que a nosotros el alma nos destroza
lo poco es demasiado para la fe

vemos desde ángulos distintos lo deífico
unos a su modo otros a ultranza
penetramos el manglar con lo sacro
hasta sumirlo todo en nuestra teogonía

la religión es elaboración de Psiqué
de un caos que lo cierra todo en un puño
es natural en ello la contradicción

pero en la sangre hay mil caminos
algo más que humano que se extiende
tanto en lo que vemos como en lo que no vemos



El Gesto de tu Cara en mi Alma

- para ser leído a una mujer -

se describe en mi alma tu gesto
y cuanto escribo en torno a ti
sólo tu mano lo escribió
he aquí lo leo “privadamente”

no cabes toda en mi deseo
eso lo tengo mas que probado
tanto bien haces que no lo creo
que ya tomo la fe por presupuesto

queda en mí el respeto la devoción
mi alma te regala sus modelos
por el hábito de ella paso de largo

y cuanto tengo lo debo a un juego que conozco
es el palabreo de esa criatura
que tiene don de balbuceo
don de serpientes

doctora mefisto quien asecha
a los últimos fáusticos vástagos



Mi Camino

por un camino enojoso he avanzado
a esta parte de mi en que los temores
le ponen cintura a tu divagación
necesito morder la vena de la clepsidra

pero me he enloquecido y agonizo
de oscura arpía ando acompañado
busco la dirección correcta
en la noticia rutinaria

se acaba nuestro tiempo luces nos esperan
en el otro lado siempre la nueva dicha
aquí solo los viles cuidados del cuerpo
y nos abate la eternidad
cumplimiento de todos los anonadamientos
buscados en el tiempo aquí en tiempo allá

lo que nos mantiene en pie
cuando se escurran los elementos



Deje de Perder el Perdedor

deje de perder el perdedor
que baste con lo sucedido
y queden intactas las aguas burbujeantes
alternativa de infatuados claudicantes

una lección suficiente para instruirte
quien abdica no se afilia ni a sí mismo
lo prohibido son velos que ocultan la divinidad
obras maestras de didáctica y moral

el ajedrez es una gran espera
espejo de estrategas e informantes
que se cagan en benevolencias

riesgo profesional del jugador
apariencia de triunfo en la derrota
al descubierto dejas el temor


hey hey, los nervios se ahogan...

[1] Composiciones del 2003 y 2004.

.

No hay comentarios:

La Consigna

La Consigna

"las grandes verdades se dicen en los vestíbulos" E. M. C.

Desquisiada Poesía del Mundo

  • Capital del Dolor - Paul Eluard
  • Una Nube en pantalones y otros poemas - V. Maiakovski
  • 100 Poemas - Li Po
  • El hombre aproximativo - Triztán Tzara
  • El Spleen de París - Charles Baudelaire
  • Presencia Terrible (Take III) - Juan E.Domínguez, A. Teófilo Hernández, Martin Pinot Picabia
  • Soy Vertical - Pero preferiría ser Horizontal - Sylvia Plath
  • Los Ditirambos de Dionisio - Frederic Nietzsche
  • Pomes All Sizes - Jack Kerouac
  • La Caida de América - Allen Ginsberg
  • El Hundimiento del Titanic y otros poemas - Hans Magnus Erzemberguer
  • De Dónde son las Palabras - Luisa Futoranski
  • Palabras para Julia y otros Poemas - J. A. Goytisolo
  • VARIACIONES ALREDOR DE NADA - LEÓN DE GREIFF
  • NOVA ET VETERA - LEÓN DE GREIFF
  • An American Prayer - James Douglas Morrison
  • Song To Myself - Walt Whitman
  • Las Hojas de Hypnos - René Char
  • Las Uvas de la Ira - René Char
  • La Balada de la Cárcel de Reading - Oscar Wilde
  • Howl - Allen Ginsberg
  • El Barco Ebrio - Arthur Rimbaud
  • El Cementerio Marino - Paul Válery
  • El Pesa-Nervios - Antonin Artaud
  • El Testamento - Francois Villón
  • Ex Manifesto Rex - J. S. Solís C. y Luis F. Ruiz
  • La Extracción de la Piedra de la Locura - Alejandra Pizarnik
  • Las Flores del Mal - Carolus Baldelarius
  • Las Iluminaciones - Arthur Rimbaud
  • Las Úlceras de Adán - Héctor Rojas Herazo
  • Los Poetas Malditos - Paul Verlaine
  • Peleando a la Contra - Henry Chinaski
  • Poesias - Isidore Ducasse - Conde de Lautreamont
  • Poesía Impura - Iván Tubau
  • Una temporada en el Infierno - Arthur Rimbaud